sábado, 2 de junio de 2012

Bruselas

Escapada de tres días 25, 26 y 27 del 2012
Espero que con esta entrada en el blog, todos los que tenéis  idea de visitar Bruselas o Brujas, os sirva un poco para orientaros y así poder disfrutar mucho más de vuestro viaje.

Para empezar os puedo aconsejar que no solo os centréis en buscar vuestro viaje por agencias, en Internet podéis encontrar y sobre todo comparar precios. Nosotros en los últimos viajes los hemos acabado haciendo con atrapalo.com y no hemos tenido ningún problema, con esto no quiero decir que no puedan haberlos, pero a nosotros nos ha ido bien.
Nuestro vuelo fue contratado con Ryanair, sin atrasos, ni pegas de tamaño de maletas, si llevas las correctas no tienes porque encontrarte con ningún problema.

Autobuses del aeropuerto de Charleroi.
Destino aeropuerto de Charleroi, aquí nos encontramos con el primer problema, mala información conseguida por internet, puede que fuera fallo nuestro y confundimos aeropuertos, hay que asegurarse bien. En este debéis dirigiros nada más salir a mano derecha, veréis al fondo las taquillas donde venden los tickets, el precio es de 22 € por persona, ida y vuelta un pequeño ahorro, puede que haya otra opción, nosotros y la mayoría de Españoles que volamos juntos  también lo hicieron así.


Mapa de metro de Bruselas.
Este autocar te deja en la estación de Midi, tarda aproximadamente una hora, el lugar de recogida es el mismo sitio donde os deja, de todas formas  podéis preguntar. El idioma más hablado es el Francés o Ingles, por suerte todos los taquilleros se defendían con el español y pudimos viajar sin problemas. Nuestro mayor inconveniente es este, los idiomas, mi mujer entiende y habla aunque se corta mucho y casi no lo utiliza, el Francés y el Ingles dos o tres cosillas, a la aventura, habrá que ponerse en serio con esto de los idiomas.

Desde esta estación podéis utilizar el metro y dirigiros a vuestro hotel. Para ambientaros os dejo el mapa que veréis dentro del metro, la forma es diferente más alargada y el que nos dio muy amablemente la recepcionista del hotel, como se puede ver en la imagen hay cuatro líneas y tres de tranvía, creo que con el metro es suficiente, sobretodo ojearla un poquito antes de ir. Hay que tener muy en cuenta que tienes que coger la línea en la dirección del ultimo punto de estación, ya que os encontraréis que por la misma vía o parada de estación pasan metros con diferente número y destino, circulan más de uno por vía, cuando nos dimos cuento nos pareció un poco arriesgado, tienen que tenerlo super controlado, mejor no pensarlo. Se me olvidaba, también puedes adquirir por maquina como en Barcelona una tarjeta de 10 viajes, muy útil, los gastamos todos, con eso no quiero decir que no andamos, ya veréis. Hay algunas paradas que no tienen barrera, esta la maquina de marcar en los laterales contra la pared, cuando nos dimos cuenta estábamos en la vía sin haber picado, vigilar y no lo hagáis, no vaya a ser que os pillen.

El Hotel que decidimos fue el Aloft, puntuación un 8, creo que uno de los mejores en los que hemos estado, con un precio bastante aceptable por las comodidades que te ofrecen, lo aconsejo.

El siguiente fallo fue no mirar el itinerario desde la salida del metro al hotel, solo os digo que estaba a unos cinco minutos y me parece que utilizamos unos tres cuartos de hora para llegar, la verdad es que lo hicimos para calentar las articulaciones antes de ponernos en marcha.

La lástima es que con estos viajes tan cortos no se puede aprovechar todo como quisiéramos las comodidades de este, pero de todas formas estuvimos muy bien.

La recepcionista nos recibió estupendamente, además de haber vivido en Barcelona se defendía muy bien con el Español. Aunque llevábamos un itinerario a seguir, sin pensárselo nos ofreció planos y nos indicó que visitar partiendo desde donde estábamos, muy cerca de la parada de metro de Schuman.





Subimos a la habitación, nos quedamos boquiabiertos, muy moderna limpia y grande, creo que conté unos 7 x7, cuarenta y nueve metros cuadrados, plato de ducha, TV pantalla plana gigante, tomas de Internet y wifi gratuito mesa grande de escritorio, champú y gel más tubos de crema corporal y un pequeño servicio gratuito de calentador de agua o leche para el desayuno con varios sobres de café y te con sus correspondientes tazas, un buen detalle.

Después de chafardear y cambiarnos ya que el sol brillo durante todos los días, bajamos a emprender una nueva aventura en otro país desconocido.





Como podéis ver la cama esta  un poco arrugada, manias de mi mujer, lo primero que hace siempre es pegar un salto y tirarse encima de la cama, todo un ritual.




Ruta del 1er día en Bruselas


Mapa de Bruselas

Voy a intentar no enrollarme y explicar solo lo útil y necesario para facilitar vuestra visita. Imprimid el mapa y seguirnos en este paseo por Bruselas.

Nuestra ruta empieza desde el Hotel, creo que ya eran cerca de la una del mediodiamuy cerca del Parque Leopold, como podéis ver en la imagen esto de sentarse en los parques a comer y beber es una costumbre que tienen, parece ser que el botellón no existe, la cerveza es una de las bebidas más consumidas en Bruselas, pero ese es otro tema, lo curioso es que por la noche volvimos a pasar y la verdad es que son bastante limpios, quedaban pocos restos, alguna que otra botella, pero poca cosa, pensando la cantidad de gente que se habrá tumbado a comer.



Seguimos nuestro paseo, al otro lado del parque nos encontramos con el Parlamento Europeo, ya veis un edificio impresionante, os dais cuenta, ni un solo papel en el suelo, a ver si tomamos ejemplo.


Cruzando su paseo central, nos encontramos con la Plaza de Luxemburg, uno de los lugares preferidos para reunirse los jóvenes y tomar unas cervecitas, a la vuelta por la noche nos la música zumbaba a toda leche de uno de los bares, tenían montada una barra en la calle, no veas que marcha, lo malo es que nosotros estábamos destrozaicos, yo al menos.







Bajando por la Rue de Luxemburg y atravesando las avenida bajamos por rue Ducale y nos encontramos a la izquierda con el Palacio Real, impresionante, muy grande, enfrente mismo tenemos el Warande, uno de los tres parques más grandes de Bruselas, en este no entramos, parece ser que se celebran conciertos y esta lleno de esculturas y fuentes.






Rodeamos el Palacio Real hacia la derecha y nos encontramos con el Plaza Royale. En frente por la calle de la izquierda esta el museo de los instrumentos musicales, el cual teníamos idea de visitar ya que habíamos leído que era muy interesante y entretenido, con una colección muy completa de instrumentos de viento, audio guia en la que puedes escuchar clips de sonido de los estos cuando pasas por su lado. Nos acercamos y ya era tarde para entrar, lo dejamos para el ultimo día, pero al final decidimos pasear por el centro y acabar las compras.







Nos desviamos un poco, bueno, un poco bastante a la izquierda por la rue Regence, para ver la Iglesia Notre Dame du Sablon, si, es muy parecida a la Notre Dame de Francia, en pequeño comparándola con esta, pero igual de bonita.















Paseando por sus calles nos encontramos con estas y otras curiosidades. El primero es un cono al revés lleno de piernas y el segundo parece un cerebro gigante.




Seguimos recto por esta misma calle hasta encontrarnos de frente, que se ve a kilómetros, con el Palacio de Justicia, poco podremos ver de el ja que esta lleno de andamios, he leído que están colocados desde hace 20 años, pronto harán historia. Lo que podemos hacer una vez ahí, es acercarnos al mirador o terraza, y disfrutar de unas bonitas vistas. También desde aquí podemos coger un gran ascensor que nos bajara al barrio de Marolles, pero esto sera otro día.













Otro de los problemas que siempre nos encontramos es a la hora de comer. Creo que ya eran las tres, ni se te ocurra entrar a un restaurante a estas horas. Por suerte, creo que en la calle Dinant, en una esquina hay una especie de bocateria, Snak aimé, entramos y nos hicieron uno a medida, todo lo que le ibas señalando lo iba metiendo al dentro, pedimos unas bebidas, creo que fueron unos diez euros o poco más y andando, bueno no, nos sentamos en un pequeño parque a comer, pronto apareció un pajarito esperando pillar algo, pero se quedo con las ganas con el hambre que teníamos no le quedo nada.


Después de recuperar fuerzas, decidimos que antes de acercarnos al centro teníamos que pasar a ver otro sitio, volviendo a retomar la ruta. Por el camino y sin tenerlo preparado nos encontramos con uno de los restos repartidos que hay de la antigua muralla, Tour d'Angle (Torre Aneessens).









Nos dirigimos hacia el precioso parque de la Plaza L'Albertine, un bonito lugar para disfrutar de la tranquilidad sentado en uno de sus bancos viendo la gente pasar, o simplemente leyendo, pero ese no era nuestro momento, teníamos que seguir visitando la ciudad. Curioso reloj con figuras articuladas el de la plaza, no tengo foto, creo que lo grabe en vídeo.






Seguimos la ruta y nos encontramos en la calle que une la Plaza Agora con la de L'albertine, donde los fines de semana tiene lugar un popular mercadillo de artesanía, también podemos ver la Iglesia de Santa María Magdalena, una de las más antiguas de Bruselas.


No podemos pasar por alto ni dejar de entrar y pasear por las Galeries Royales, Saint-Hubert, todo el lujo dentro de la ciudad.

A la entrada de esta podemos ver en el suelo la concha del camino de Santiago y al final dentro de las galerías nos encontramos con otro poste de estos, como iba a faltar el chocolate, muy original.



Se me olvidaba comentar, podemos comer gofres y refrescarnos con un helado de cucurucho por todo Bruselas, nos encontraremos casi en la mayoría de calles estas llamativas furgonetas, ofreciéndonos sus variados sabores, no esta nada mal para coger fuerzas.





Por fin llegamos al centro y corazón de Bruselas, la Grand Place.

Después de andar por las pequeñas callejuelas y de repente encontrarse con la Gran plaza, la verdad es que impresiona, eso que estaba llena de sillas, chiringuitos y un gran escenario, coincidimos con la semana del Maratón de Jazz, aun así pudimos darnos cuenta de la gran belleza que nos ofrece.

Después de disfrutar haciendo unas fotos no podíamos pasar por alto el símbolo de bruselas, pero antes de llegar nos encontramos con el primer cómic, de esto ya hablaremos más adelante.







Manneken Pis, (niño que orina)símbolo por excelencia de Bruselas, estatuilla de unos cincuenta centímetros, replica de la original que se encuentra en el museo Ville de Bruselas, por haber sido robada en varias ocasiones. La tradición es disfrazarlo para honrar a una determinada profesión o para alguna fecha concreta, el vestuario es de unos ochocientos trajes, en ellos el de Elvis Presley, es que si no lo digo no me quedo tranquilo,  podéis ver algunos de estos AQUÍ.











Como no, no puede faltar la versión femenina, en la rue des Bouchersen, en el impase de la fidélité, un callejón sin salida, nos encontramos con la hermanita, Jeanneke Pis, esta en la pared derecha enjaulada, pobrecilla, haciendo sus necesidades menores, no tan elegante como su hermanito, pero si mucho mas graciosa.

Si quieres una instantánea de recuerdo, hay que ingeniárselas y meter la cámara por la reja, de esta manera puedes conseguir una buena foto. Ya que estamos ahí puedes aprovechar y hacer un alto en la cervecería Delirium Tremens, famosa por obtener un record Guines en variedades de cervezas, sobre unas dos mil marcas diferentes.

También esta la versión animal, un perro meando, Zineke pis, el perro bastardo, fuente de 1998, situado en una esquina entre las calles, rue des Chartreux y rue du vieux-Marché, este no pudimos verlo.


A partir de aquí tuvimos dudas de como seguir la ruta, nos quedaban dos cosas por ver y cada una en un sitio diferente, decidimos volver atrás y visitar la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula. Preciosa catedral en la que nos quedaremos maravillados por sus grandisimas vidrieras, multitud de objetos litúrgicos y su imponente órgano Grenzing, con más de cuatro mil tubos y cuatro teclados.







Hay que estar muy atentos y mirar por todas partes, en una de las calles nos encontramos con este antiguo Cine. Cual fue mi sorpresa al ver en esta tienda granizado de Red Bull y de Citroen



Como podéis ver en la imagen, la bici es uno de los medios más utilizados en Bruselas. Además de estos servicios, puedes encontrar el alquiler de estas en bastantes sitios. Nosotros no llegamos a utilizarla, íbamos con en el transporte de San Fernando, un ratito a pie y otro caminando.





Cogimos la directa y nos acercamos a Marché Aux, nos lo aconsejo la recepcionista del hotel, nos dijo que por la noche en esa zona había un buen ambiente y sitios donde comer y tomar algo. El paseo central y Plaza Catherine, son perfectos para pasear y sentarse junto al embalse, pero el ambiente cambia en la plaza Oude Graanmarkt, muy bulliciosa, animada y concurrida, algo más parecida a Barcelona.

Estuvimos un ratito paseando y comprando en un Carrefour expres algo para desayunar al día siguiente, como se acercaba la hora de cenar y ya nos habíamos dado cuenta durante toda la ruta, que los  menús rondaban los 15 y 18 € aparte la bebida y no se si el postre, decidimos ya que no tenemos muchas manías y nos gusta, entrar en un Kebab, nos comimos un plato de calamares con patatas fritas y un durum a repartir, no pudimos con ello y  económico.


Después de cenar pronto ya que nos quedaba un largo camino de vuelta, nos encontramos con imágenes como estas,


Ruinas en el centro de la ciudad y el anochecer tocando las puntas altas de los edificios.






Lo que me ha parecido raro es ver esta foto con esta tienda abierta tan tarde, ya que a las siete cierran casi todas, puede que alguna del centro se mantenga abierta, más adelante hablaremos de las tiendas y sus horarios.



Como no habíamos cenado bien...
Al pasar por la Gran Place nos vino un olor a pies, que mal huele, nos dimos cuenta que provenía de los chiringuitos, en uno de ellos estaban fundiendo queso, de ahí la expresión, como te cantan los quesos.

Yo no soy muy fanático de estos, pero el de cabra me puede y a mi mujer le prirrian todos, nos asomamos a una en la que preparaban unos bocadillos con dos rebanadas, queso de cabra y un pesto o paté de olivas con rucula, no pudimos aguantar la tentación. Nos compramos el bocata 3 €, más un pequeño queso de cabra, 2€ y en el de al lado una cervecita, el estomago hizo un hueco muy rápido, muy rico.

Después de este kit kat, casi no paramos hasta llegar al hotel, solo para hacer alguna foto anocheciendo.



Muchos de vosotros pensareis, ¿porque no han cogido el Metro? yo insistí a mi mujer, pero el pasear por Bruselas de noche tenía algo especial. Llegamos pasadas las diez de la noche, yo estaba destrozaico, pero había valido la pena, ahora solo tocaba descansar y recuperarse para estar al día siguiente fresco y preparado, nos esperaba otra maravilla, Brujas.










Para ver, hacer clic AQUÍ




3er día en Bruselas

Después un día por sin parar por Brujas y de acostarnos tarde por ver el festival de Eurovisión, aun así, a las nueve estábamos en la calle aseados y desayunados, preparados para recorrer otra parte de Bruselas.

Ya que el hotel se encontraba muy cerca del Parc Du Cinquantenaire nos acercamos a este, pero dio la casualidad que se celebraba una carrera, estaba todo vallado y no pudimos entrar a verlo, la verdad que a parte del Arco de Triunfo, en el centro de la foto al fondo, no hay mucho más que  ver, pero si que es un lugar para pasear o sentarte en el césped a descasar. Pues nada, media vuelta y a por el metro.


Como nuestra segunda visita se encontraba un poco lejos y con el metro se podía llegar facilmente y sin ningún problema, nada de andar, queda mucho día por delante para eso.
La crisis se hace notar por todos los sitios, los pasillos hasta llegar a los andenes estaban en obras, pero las estaciones y los metros bastante parecidos a los de barcelona, aunque estos un poco menos modernos.
Cuidadin al pasar por esta parada, parece que estés en una atracción, el tren fantasma, a los lados en la pared podemos ver unas figuras que parecen espíritus, nos quedamos un poco parados, con esta visión de ultratumba.









Después de unos cuantos minutos y un transbordo, cambio de línea roja, en Beekkant a azul, nos bajamos en Heizel para visitar El Atomium.

Al salir a la calle no tiene perdida el encontrarlo y llegar hasta el, se ve a kilómetros, la verdad es que esta muy cerca de la parada. Al verlo lo primero que pensé fue, si ya es impresionante desde lejos como iba a ser de cerca.













Vaya pedazo de bolas, la visión desde abajo de este es alucinante, grandioso.











En esta foto se puede apreciar lo gigante que es en comparación a la gente que hay en la plaza o con mi mujer esta sentada en la letra C.















Como no, la foto de rigor que a lo contrario que decía antes, desde esta perspectiva parecen enanas, todo un monumento en la palma de la mano.




















El Atomium es la representación de una molécula de cristal, hecha de acero, se hizo para la exposición universal de 1958 y desde entonces esta en su sitio original. las nueve esferas representan las nueve provincias Belgas que había en ese momento, ahora son diez. Cada una de ellas es una sala de exposición menos la más alta que es un restaurante desde donde tenemos unas excelentes vistas de Bruselas.
Como medida de seguridad este monumento de 2.400 toneladas, la esfera superior llega a tambalearse hasta 50 cm a cada lado, para evitar que se resquebraje.


Para nuestra siguiente visita, tuvimos que volver al Palacio de Justicia, coger el ascensor panorámico, ya que no lo hicimos el primer día, y descender hasta el barrio de Marolles. La verdad es que no pudimos disfrutar de sus bonitas vistas ya que subimos bastante gente a la vez, es un buen invento para ahorrarte una pequeña caminata hasta bajar al barrio.





Ya en el barrio buscamos la plaza donde cada Domingo se instala un gran mercadillo, mercado de Pulgas de la Place du Jeu de Balle, donde puedes encontrar de casi todo, es el hermano gemelo del mercado de las Glorias de Barcelona.


Dimos una pequeña vuelta por este mirando y asombrandonos de todo lo que había, chatarrería para unos y reliquias de alto valor sentimental, para otros, un paseo por el pasado y cultura de Bruselas.


Ahora tocaba andar y buscar esos murales de cómics que adornan muchas de las fachadas laterales de las casas. Durante la búsqueda pudimos ver como el barrio de Morolles es diferente a los demás de Bruselas, es un barrio obrero con gente de todo tipo y clase social, lleno de tiendas de anticuarios, galerías de arte y tiendas de segundamano, donde se mezclan las culturas de distintas nacionalidades por los emigrantes que llegaron a Bruselas en 1960.


 Nada más empezar la búsqueda cerca de este encontramos otro mercado, este era de comida, frutas, verduras, bollería, panadería y nos acercamos a un puesto de Moros donde vendían pan y alguna comida más de su país, muchas veces en los viajes donde no hablan tu idioma y tienes que comprar algo te sientes timado, lo único con lo que hay que estar conforme es con el precio, esta vez la compra nos salio muy barata la , no os digo el motivo, aun me acuerdo cuando nos cobraron en Túnez unos 12 o 13€ por una cinta de digital para la cámara de vídeo, aquí cuestan poco más de 3€, lo siento, uno por otro.




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una vez comprado y catado el pan iniciamos la ruta del cómic con un poco más de energía. Si realmente queréis hacer esta ruta al completo, más vale que la busquéis por Internet, más de cuarenta murales por Bruselas es un poco difícil encontrarlos sobre la marcha. Aquí os dejo los que encontramos nosotros por estas calles hasta llegar de vuelta al centro de Bruselas.

Place de Jeu de Balle Vossen

Rue de Capucins-kapucijnen























Rue terre-neuve, Nieuwland

Lastima que estuviera con pintadas y estropeado, este tiene varias cosas sobre puestas, la letra B, la flecha, el gato encima del tejado, el niño y la canasta de basquet y alguno que otro más por todo el mural, muy original.





Todos tienen algo que los hace especiales, bonitos e impresionantes por su tamaño.












Ya por las calles del centro y con la hora de comer y de volver a casa, la verdad es que no pensábamos mucho en eso, si no en ver y hacer cosas, decidimos parar a reponer fuerzas en un Burger Quick. Lo recomiendo si quereis comer bien y barato, el precio del menú es parecido al de un Burger de Barcelona, pero con la diferencia que la hamburguesa es más grande y buena, su pan es diferente, además de la salad, hay que practicar ingles, ensalada o patatas, tienes el surtidor de la bebida en la misma sala donde se come y puedes rellenar el vaso las veces que quieras, comimos muy bien.


 Ya para terminar decidimos volver a pasear por sus calles, plazas y mirar sus tiendas para comprar los últimos recuerdos que nos íbamos a llevar a casa.




















Pero eso si, probando una de las cosas más famosas de Bruselas, sus Gofres y chocolate, Ummm, que rico.






Espero que os haya gustado y para los que buscáis algo de  información os sirva de ayuda . Hasta la próxima escapada.

Fin
 

No hay comentarios:

Colaboración de Pili y Kike

Aquí tenéis un súper video del matrimonio del año,jajaja... No sabéis el curro que nos ha costado hacerlo, en 5 días.
Recordad votad 5 estrellas ehhhhhhhh ¡¡¡¡.

Barcelona Espectacular

Viaje relámpago a EXPO-2008 Zaragoza

Zaragoza 2016

CORDOBA EN 3D

Si te interesa conocer Cordoba esta es una de las mejores obciones.
Haz clic AQUÍ

simuladero.blogspot